miércoles, 4 de octubre de 2017

Embaucando A Mí Princesa 2

Y media hora después aproximadamente, de haber escuchado a su padre, llegaba al puerto marítimo para encaminarse al club náutico, al que también pertenecía Gerard.
Suponía que había logrado escaquearse, gracias a la gran cantidad de gente que había en los juzgados principales. Bien podía decirse, que prácticamente, se hallaba el noventa de la población.
Y nadie la miraba raro, al verla tan elegante.
Pero, aun así, tenía que ir mirando por encima del hombro, por si veía alguno de los guardaespaldas de la casa real. Encontraba algo extraño, que no la tuvieran extra vigilada.
Las puertas correderas se abrieron, dando paso al enorme vestíbulo del lugar, donde pudo vislumbrar al jefe encargado de allí, quien, al verla frunció por un segundo el ceño, para instantáneamente hacer un leve gesto de inclinación de cabeza.

lunes, 2 de octubre de 2017

Noches En El Balcón 37

Salió de la clase a la selva de alumnos, caminando por los pasillos, para soltar un profundo gruñido, mientras se alejaba a grandes pasos hacia la planta de arriba, sin detenerse ante los gritos de su amiga Carlota, quien casi le pisaba los talones.
Solo se detuvo, a esperarla cuando casi llegaban a sus taquillas, lugar donde apenas había nadie.
-Al fin –Confesó con falta de aliento-. Por qué no te detenías cuando te llamaba –Replicó confusa-. Eric, mandó a llamarte nada más salir tú despavorida de la clase.

viernes, 29 de septiembre de 2017

Tan sólo amor 23° Gaby Ruiz



Mía paseaba por el parque principal de la pequeña ciudad, recordando las caminatas que daba con Marcos, al segundo día de cada una de sus llegadas. Era su rutina, según él le decía bromeando y ella ya se estaba acostumbrando a los recuerdos del tiempo juntos. Sus recuerdos. ¿Por qué era tan difícil aceptar que hizo lo correcto? Eso había creído y tenía toda la certeza que había sido así.   
Pero el tiempo pasado le había hecho dudar sobre su decisión. Renunciar a Marcos para que los dos fueran felices. O eso había pensado mientras le escribía la carta que le había enviado, la cual no había contestado, tal como esperaba. Ni siquiera había tenido una noticia de él.  En absoluto.  Y no podía negar que estaba decepcionada, profundamente.

jueves, 21 de septiembre de 2017

Aprendiendo A Seducir 38


Cuando cerró tras ellos la puerta de la iglesia, para quedarse a solas con el dulce olor de las velas y las flores, Mandy se revolvió de tal manera, que logró liberarse del agarre del hombre, quedando de pie enfrente suyo, atrapada en la enigmática mirada masculina.
Su respiración, aún era acelerada por todo lo ocurrido afuera.
¿cómo podía estar tan tranquilo ahí de pie, y no morirse de vergüenza por lo que acababa de hacerle?

sábado, 16 de septiembre de 2017

Tan solo amor 22° - Gaby Ruiz



– Esto es bastante incómodo –se quejó Marcos mientras André sonreía– no le encuentro la gracia, la verdad.
– ¿Por qué no? –André soltó risueño– ¡es perfecto! Además, Alessandra necesitaba verme en compañía de alguien… bueno, si me ve con alguien como tú, seguro creerá que… –se cortó, al ver que llegaba– ahí está.
– No, si pensaste que le mentiré –Marcos empezaba a levantarse pero André le sentó.
– No, nada de eso.  Ella sabe lo que soy… solo que…
– ¿Solo qué? –Marcos se lamentó nuevamente por haber dejado que lo convenciera– ¿en qué me he metido?
– ¡Ahí viene, silencio! –ordenó André y Marcos colocó su mano sobre la mesa, con impaciencia– te he traído para que te comportes.
– ¿Cuándo no lo hago? –Marcos siseó– siempre me he comportado mucho mejor que tú.
– ¡No me refiero a eso! –André arqueó una ceja– sino a… ¡Alessandra, que bueno que lograste venir!
– Por supuesto, André –ella lo saludó y él besó brevemente su boca– traje a Emma conmigo, como habíamos acordado.

Salvar a Albus 4



Después de obtener un nuevo estilo de cabello lo arrastro hasta una óptica para comprar lentes de contacto, su madre ha jugado de cómplice y me ha dado la receta de la graduación de Albus.
-¡¿Por qué no intentas meterte tú un objeto extraño en un ojo?! – protesta mi amigo cuando le explico las ventajas indiscutibles de los lentes de contacto.
-Tu madre ya los dejó pagos.
-No quiero. No vas a convencerme esta vez.
-Películas en 3D, piénsalo Albus, no has podido verlas por tus lentes, pero ahora sí podrás.- digo  y me siento como la serpiente seduciendo a Eva. Lo veo dudar un segundo, se muerde el labio como cuando está reflexionando y eso es mi victoria. Un rato después está aprendiendo a colocarse los lentes de contacto mientras yo observo disimuladamente, sé que no debo opinar nada o el pez se me irá del anzuelo.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Embaucando A Mí Princesa 1 (Segunda Parte Deberes De Princesa)


Sentada al lado de su padre, con miles de mariposas revoloteando por su estómago, mientras se dirigían al encuentro de Kénan, en los juzgados de la ciudad. Pudo observar, como las calles de su ciudad, casi estaban solitarias.
Aquello, hacía que aún su corazón retumbara más fuerte en su pecho, al saber, que todos o casi todos, estaban también allí.

Pero ya no tenía miedo, se sentía henchida de felicidad y no tenía que temer por su corazón roto. Kénan quería estar con ella, la amaba.
Todo iba a ir bien. Él, estaba con ella y ella, con él.

miércoles, 30 de agosto de 2017

Cosas de lectores...

Resultado de imagen para lectores

Circulan por la red listas de los diferentes tipos de lectores y no, no pondré ninguna de ellas por aquí. Sólo contaré lo qué me pasó hace días cuando vi algo que suele ser raro por mis rumbos... 

lunes, 28 de agosto de 2017

Outlander opinión y reseña

outlander_tv_series_2014-2560x1440

Lo sé, soy mala madre como bien me lo recuerda Nata, mala madre porque me he alejado de bloguito. Sé que no hemos sido nunca el blog más popular, pero este siempre ha sido un sitio donde descargamos ideas, frustraciones y claro, pasiones. 
Vengo hoy (a quien nos lea, nuestros cuatro o cinco lectores XD) a contarles sobre esta serie que aunque sea de oídas han de saber un poco, Outlander se estrenó en 2014 y de hecho supe sobre eso gracias a Nata, quien ha leído casi todos los libros de Diana Gabaldon (van 9) sobre Claire y su apasionante aventura viajando al pasado. 

viernes, 25 de agosto de 2017

Salvar a Albus 3°









Después de comprar la ropa , arrastro a Albus a comprar nuestros útiles escolares y los libros que nos han encargado para el primer semestre.
-¿Y no vas a comprarte ropa para ti?- pregunta curioso
-Tengo suficiente ropa – digo sin querer ahondar en aquel pensamiento.
-Creí que las chicas nunca tenían suficiente ropa.
-Nunca he sido como las demás.
-Es cierto, mutante, nunca has sido como las demás – dice Albus con una sonrisa y siento que es un cumplido, así que no lo golpeo.
Nos entretenemos eligiendo  cuadernillos, lapiceras y cosas varias, luego al ir a la librería, tomo a Albus del brazo y lo detengo en la puerta.
-Sólo los libros de estudio que necesitamos, nada extra- le advierto.

Tan solo amor 21 °- Gaby Ruiz



Marcos puso en blanco los ojos mientras intentaba escuchar lo que Danaé le decía por teléfono. Rose llegaba a ser insoportable.  Muchas veces.
– Lo sé, es Rose. ¡No tengo idea que tanto dice! –Marcos rió por lo que Danaé le había dicho– sí, yo se lo diré. ¡No creo que le haga gracia!
– ¡Si alguien más me dice duquesa, lo mato! –gritó Rose y salió hecha una furia.
– Sí, funcionó –confirmó Marcos con una sonrisa– no muy bien, pero mejor.  Han sido meses… extraños –dijo inseguro– no sé qué será de mí, pero es un día más resistiendo muy bien a contestarle –él escuchó y asintió– lo sé, es lo mejor.  ¡Te espero!
En unas semanas, Danaé estaría de vuelta en Italia. Era increíble como pasaba el tiempo, y si no fuera por su regreso, él no creería que fueran meses ya. Sin Mía, alejado de la mujer que amaba y que le había pedido, de la manera más… bueno de una manera muy “correcta”, que se olvidara de ella. ¡Como si eso fuera tan fácil!

viernes, 11 de agosto de 2017

Tan solo amor 20°- Gaby Ruiz



El tiempo juntos cada vez parecía más corto.  Mía no podía recordar la cantidad de veces que se habían despedido en el aeropuerto y que lo había encontrado en la puerta de su casa. Pero ya se acostumbraba a él y tenía que partir, ya no quería dejarlo ir. Cada vez era más difícil, pero no sabía que podía hacer. Más de 6 meses así.
No era justo, lo supo cuando fueron juntos a comprar en el supermercado y había una pequeña niña ahí.  Él le alcanzó algo que ella quería y sonrió. Fue la sonrisa más tierna que le hubiera visto nunca. Él quería una familia, quería una esposa e hijos de los cuales cuidar.  Y ella solo le estaba dando largas, evasiones y sabía que no importaba lo que pasara, no podría decidirse.  No lo haría, no podía.
Seguía siendo egoísta o lo dejaba ir.  Una de dos. El momento había llegado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...